Las startups afrontan diferentes etapas de financiación a lo largo de su trayectoria. Existen un total de cuatro fases, a las que se suma una intermedia, todas ellas con características propias. A continuación se va a hacer hincapié en algunas de ellas, como la ronda seed o la late seed, sin olvidar las que se producen con anterioridad a estas y también posteriormente.

¿En qué consiste la ronda seed?

Cuando una startup da sus primeros pasos, debe hacer frente a una serie de rondas de financiación. La primera es la denominada pre-seed o pre-semilla. Se trata de lo que se conoce como una ronda previa de FFF, el acrónimo de friends, family & fools. Es decir, las personas más cercanas al emprendedor son las que lo apoyan en sus inicios con pequeñas aportaciones económicas. El conjunto de esta suma supone, por lo general, una cifra inferior a los 200 000 euros, la cual posibilita su arranque y materializa el modelo de negocio que se ha ideado.

La siguiente fase es la seed o semilla. Representa un paso más, el de la presencia en el mercado del producto o el servicio en el que basa su actividad la firma empresarial. En este caso, los inversores comienzan a diversificarse:

Inversión propia y familiar. El capital con el que cuenta el emprendedor y el de su círculo más cercano, como puede ser su familia y sus allegados, continúa siendo de gran importancia. Es el más fácil de conseguir.

Financiación pública. Aportaciones que conceden las distintas administraciones públicas en forma, por ejemplo, de subvenciones.

Crowdfunding. Las campañas de mecenazgo son otra vía para conseguir aportaciones económicas. Cada una de estas, que acostumbran a llegar online de personas y entidades privadas, ayuda a financiar el proyecto hecho público. Pueden ser premiadas en función de su cuantía para motivar su materialización.

Aceleradoras. Estas organizaciones ofrecen recursos y ayuda, como las incubadoras de empresas, para facilitar el contacto entre los emprendedores y los inversores.

Venture capital. Son las inversiones que se materializan a través de la emisión de acciones de empresas que no cotizan en bolsa.

Business Angels. Son los ángeles de negocio, también denominados inversores ángeles, que aportan fondos por un valor aproximado de entre 25 000 y 100 000 euros. Además de dinero, ejercen de mentores gracias a los conocimientos, la experiencia y los contactos profesionales que atesoran en el sector al que pertenece la startup.

La inversión que se consigue durante esta ronda seed oscila entre los 200 000 y los 500 000 euros.

¿A que se denomina late seed?

La conocida como late seed, también denominada ronda puente o pre-serie A, es una ronda intermedia. Se recurre a ella cuando el emprendedor no ha logrado materializar durante los 18 meses previos la cantidad económica que precisa para su inversión prevista en la fase semilla.

Cuando se abre esta, el emprendedor prevé desarrollarla en un plazo de tiempo de entre seis y nueve meses, a modo de segunda oportunidad. ¿Cómo la materializará con éxito? Recurriendo a un venture capital, pero más amplio que el que haya podido abordarse inicialmente.

Los expertos aseguran que este es el momento ideal para escalar métricas de cara a la serie A que, junto a la B, forma parte de la etapa early. Su objetivo no es otro que traccionar e incrementar el equipo de trabajo que ya se ha formado. Se trata, en definitiva, de generar un mayor volumen de ventas, incrementar el número de clientes o materializar cualquier otra meta que contribuya a que la startup aborde con éxito su crecimiento.

Tras esta ronda puente, llegaría la mencionada early stage. Es entonces cuando se recurre a nuevos tipos de inversiones que irían desde un millón hasta los 20 millones de euros. Estas cifras se conseguirían alcanzar mediante inversores particulares, entidades de capital de riesgos, fondos de inversión, venture capital y business angels.

Una vez superada esta etapa, llega el momento de entrar de lleno en la que recibe el nombre de growth stage. La cantidad económica a la que da lugar superaría los 20 millones de euros. Para alcanzarla, se recurre a venture capital, entidades de capital riesgo y business angels.

El crecimiento de la firma empresarial se consolida y puede afrontar su expansión. Esta última podría considerarse como una nueva fase en sí misma antes de cerrar las previstas para el desarrollo de la startup.

En resumen, la ronda seed o la late seed son algunas de las etapas básicas que viven las empresas emergentes. Para superarlas con éxito, tienen la posibilidad de recurrir a los foros de inversión como los que celebramos en Keiretsu Forum. Son el espacio en el que captar la atención de quienes desean invertir en nuevas compañías. Contáctanos si deseas disponer de más información.

o Redactado por: JosÈ PÈrez Barrozo

PRESENTA TU STARTUP ANTE NUESTROS INVERSORES
ACUDE COMO INVERSOR A NUESTROS FOROS