La inversión en startups forma parte de las denominadas relaciones win to win o gano-ganas. ¿Qué relación conecta ambos conceptos? Conocer sus características es la mejor forma para decidirse por una inversión de este tipo

Qué son las relaciones gano-ganas

El concepto win to win es aplicable a todo tipo de relaciones humanas, desde las parejas con un proyecto en común a los equipos directivos. La economía y la ingeniería financiera no son ajenas a él.

¿En qué consiste? Fundamentalmente, en conseguir ventajas bidireccionales durante la relación. Gracias a ello, serán procesos duraderos: todos querrán prolongarlos porque salen beneficiados mientras duran.

Al contrario de lo que sucede con el gano-pierdes, el interés de mantener esa colaboración es mutuo. Nadie sale perjudicado, por lo que todos quedan satisfechos y desean continuar con el acuerdo.

Un ejemplo práctico de este enfoque en términos de financiación es invertir en startups. Al hacerlo, tanto el inversor como el proyecto financiado se acercan a sus intereses de manera continuada.

¿A quién beneficia la inversión en startups?

Este procedimiento de financiación alternativa es cada vez más escogido en España. Sin duda, una buena razón es que todos los protagonistas salen favorecidos.

Ventajas para la startup

En primer lugar, la empresa emergente elegida necesita recursos para poder expandir o consolidar su modelo de negocio. Cuando las otras fórmulas de financiación convencional no le satisfacen o le resultan inalcanzables, vuelve la vista a otros inversores.

Es habitual, por pura esencia, recurrir a la financiación de startups en sus fases iniciales. Es entonces cuando la idea debe desarrollarse y todavía no da frutos, por lo que necesita una mayor cantidad de recursos. En cuanto el proyecto prospera y se consolida, le resulta factible devolver el préstamo más los intereses acordados.

Tras ese aporte extra de capital, la compañía pueden continuar con su plan de negocio y alcanzar, si todo va bien, las metas previstas. A menudo, se persiguen retos muy ambiciosos que elevan el riesgo de invertir en ellas. En paralelo, aumenta la potencial rentabilidad que el inversor obtendrá.

Ventajas para el inversor

La empresa receptora del dinero no es la única que sale ganando en estas transacciones financieras. El propio inversor tiene a su disposición un nuevo espectro de posibilidades para rentabilizar su dinero. Dado que existen muchas startups distintas, tiene la oportunidad de encontrar aquella idónea para sus circunstancias y el nivel de riesgo deseado.

Además, este tipo de inversiones en empresas emergentes generan beneficios y exenciones fiscales. Asimismo, permiten diversificar el patrimonio y pueden conllevar rendimientos muy superiores a los bancarios.

Es evidente, en cualquier caso, que la elección de la startup es la cuestión capital. Es preciso conocer a fondo sus características, circunstancias y posibilidades reales. Tras estudiarlas y comparar sus indicadores, será el momento de decidir si se invierte en ella y, en caso afirmativo, cuánto y de qué modo.

En definitiva, es posible sintetizar las razones por las que invertir en empresas emergentes en cinco atributos:

  • Rentabilidad superior. En general, son inversiones a largo plazo y, bien seleccionadas y gestionadas, llegan a ser muy rentables.
  • Compromiso. No significa solo prestar un dinero. Hay algo más importante en esta fórmula. Sin duda, el inversor pasa a formar parte de la idea y de la filosofía del proyecto financiado. A veces, se tejen grandes alianzas empresariales y humanas de este modo.
  • Gran diversidad. Las startups son numerosísimas: es posible encontrar opciones arriesgadas y volátiles, con gran rentabilidad, así como otras más conservadoras y equilibradas.
  •  Cooperación humana. Quién sabe si el inversor, con su talento, competencias y conocimientos, ayudará a impulsar el negocio para siempre.
  • Innovación y actualidad. La mayor parte de estas organizaciones están formadas por jóvenes talentos con tanta brillantez como preparación. Estas inversiones son, con frecuencia, una fuente de reciclaje y aprendizaje adicional.

Quién puede mediar en este acuerdo

Existen empresas cuyo trabajo consiste en estrechar lazos entre potenciales inversores y buenas compañías con futuro. Su labor es realmente productiva:

  • Ahorran tiempo y dinero: No es necesario hacer prospección de empresas financiables. Su base de datos y su conocimiento del sector son más que suficientes.
  • Resuelven con agilidad los trámites y las negociaciones: Su mediación desatasca muchos bloqueos evitables. Así, el acuerdo se alcanza antes y las partes quedan mucho más satisfechas.
  • Personalizan la contratación: Su trabajo, sordo pero vital, evita los roces y los desencuentros. Además, permite acordar soluciones individualizadas más creativas.
  • Reenfocan los atascos: En caso de desencuentro, la mirada objetiva de un experto cualificado es siempre imprescindible y, por lo general, muy ejecutiva.
  • Más de una opción: Tener una buena alternativa a la firma del acuerdo potencia la posición de fuerza del inversor. Así, puede obtener condiciones más provechosas gracias a estos intermediarios, y sin perjuicio de la empresa en la que invierte.

De todas ellas, Keiretsu Forum es el mejor partner para llevar a cabo una productiva inversión en startups. ¡Contactar con esta empresa es un acierto seguro!

Presenta tu startup ante nuestros inversores
Acude como inversor a nuestros foros